El ex titular de Federación Agraria culpó a la "especulación" y a los fletes por los aumentos de precios. Dijo que el campo será nuevamente el motor de la recuperación económica.

El dirigente agropecuario se mostró optimista en relación al campo, pero advirtió que la actividad económica tardará más tiempo en reaccionar: "Nuestro sector está mejor, se sinceró el dólar, bajaron las retenciones y sobre todo tenemos otro tipo de consideración por parte del Gobierno". Y consideró que se puede producir un círculo virtuoso parecido al que se produjo tras la salida de la convertibilidad: "Si se exporta más, ingresan los dólares y eso luego va a inversiones. En la salida de la crisis la mejora llegó desde el interior". EDUARDO BUZZI: "NUESTRO SECTOR ESTÁ MEJOR, SE SINCERÓ EL DÓLAR, BAJARON LAS RETENCIONES Y SOBRE TODO TENEMOS OTRO TIPO DE CONSIDERACIÓN" Sin embargo, agregó Buzzi que "la economía está en un tsunami que se deberá aquietar y empezar a crecer. La reactivación comenzará a sentirse desde marzo del año que viene.

El segundo semestre es de aterrizaje suave. Pero hay sectores demasiado ansiosos". Eduardo Buzzi les respondió a quienes aseguran que la eliminación de retenciones se hizo a costa de otros sectores que están sufriendo los efectos del ajuste: "Esa antinomia se la he escuchado a dirigentes como Hugo Moyano. No me interesa polemizar con él, resistimos juntos el cristinismo. Esto no es un tema del campo contra los obreros". –¿La baja de retenciones no terminó impulsando el precio de los alimentos en los últimos meses? –Ese es un argumento muy kircnherista. Decían que las retenciones eran necesarias para mantener los precios controlados en la mesa de los argentinos. En la práctica fueron un mecanismo de recaudación y apropiación de renta de productos para el populismo.

Fue una necesidad fiscal en el 2002, luego un instrumento de recaudación, pero nunca tuvo que ver con defender la mesa de los argentinos. "LAS EXPORTACIONES DEL CAMPO GENERARÁN DÓLARES QUE LUEGO SE VOLCARÁN A LA INVERSIÓN" Buzzi descartó que esa reducción de las retenciones esté ligada con el salto de los precios de los últimos meses. "El precio del novillo aumentó en noviembre, es cierto, pero luego hay aumentos relacionados con alquileres, mano de obra o energía.

La materia prima que vende el productor no tuvo los aumentos que sufre el consumidor. Hay cuestiones vinculadas con la logística, el precio de los combustibles y la especulación", señaló. Si bien el ruralista se mostró optimista por el rumbo elegido por el Gobierno, también reconoció que hay algunas "luces amarillas": "El aumento del combustible encarece los fletes y el costo de producción. No nos enamoremos de volver a usar al tipo de cambio como ancla antiinflacionaria. Si la inflación no se termina de ordenar y el dólar está quieto, volvemos a tener un problema de competitividad".